Guias de Zelda Descarga
  El Mundo de las Tinieblas
 

DE LA TORRE DE LOS DIOSES AL MUNDO DE LAS TINIEBLAS

 
Tras encontrar la Brújula de Luz en la Torre de los Dioses te aparecerá una nueva vía al suroeste de la Región de los Bosques.



Dirígete allí con el tren y así podrás entrar en el Mundo de las Tinieblas (es aconsejable que lleves algunas
pociones contigo antes de entrar, ya que seguro te van a venir muy bien).



Una vez dentro encontrarás un extraño mundo con unos trenes infernales más listos de lo normal (ya que cambian de sentido y dirección para perseguirte), unas Lagrimas de Luz, y unas estrellas al final de algunas vías que podrán transportarte de unas a otras.



Si recoges una de esas lágrimas conseguirás que tu tren sea indestructible durante un tiempo, y además podrás correr mucho más haciendo sonar el silbato. Utiliza ese poder para chocar contra los seis trenes enemigos que hay en el mapa y así terminar con ellos.



Una vez destruyas todos los trenes enemigos pasarás a enfrentarte directamente con la primera forma del enemigo final del juego: el
Tren Diabólico.


EL TREN DIABÓLICO

 
El enfrentamiento contra este enemigo se desarrollará a lo largo de cuatro vías paralelas, y ambos podréis cambiar de una a otra: él siempre que quiera y tú solamente usando los cambios de vía que hay de vez en cuando.

Fíjate bien en el mapa de la pantalla superior de tu consola para ver bien hacia donde se dirige el enemigo, los posibles cambios de vía existentes y los obstáculos que pueda haber en las vías.



Evita ir detrás del Tren Diabólico circulando por la misma vía para no sufrir daños, y mantente siempre que puedas a su lado, pero por la vía más alejada que puedas. Además, deberás usar bien la caja de cambios de tu tren para aumentar o disminuir la velocidad y evitar ser arrollado.

El primer objetivo es destruir el vagón de cola, el cual estará formado por cinco módulos que de vez en cuando se abrirán para dejar caer un barril explosivo. Dispara a dichos barriles cuando todavía se encuentren dentro del tren para destruir el módulo, y haz lo mismo con los cinco para acabar con el vagón de cola.



Acabar con el siguiente vagón será algo más complicado, ya que dispondrá de cuatro módulos con rayos láser en lugar de barriles explosivos. Para destruir el vagón ataca a los disparadores de rayos que hay en los módulos cuando se encuentren abiertos.

El próximo y último vagón dispondrá de cinco módulos giratorios, y cada uno de ellos tendrá una serie de cristales de los que saldrán unos rayos azules. Mantente por detrás del vagón para no ser dañado por los rayos y desde ahí dispara a los cristales hasta destruirlos todos.



Cuando lo consigas, el Tren Diabólico quedará algo rezagado y entonces podrás acelerar hasta ponerte delante de él y disparar varias veces seguidas a la cara que tiene en la locomotora.



Repite esta técnica una vez más y así lograrás detener el Tren Diabólico.
Después podrás salvar la partida y luego pasarás a ver una secuencia en la que Radiel hará aparecer un Espectro para que la princesa Zelda tome su control.



Finalmente, prepárate para enfrentarte a tu siguiente enemigo encima del Tren Diabólico:
Mallard, el Maligno.


MALLARD, EL MALIGNO

 
Aquí no solo te enfrentarás al malvado Mallard (dentro del cuerpo de Zelda), sino que además también te las tendrás que ver con su fiel esbirro Makiavelo.

Tu primer problema será que Makiavelo lanzará una especie de ratas fantasmagóricas que tratarán de cercar a la princesa Zelda. Cuando eso ocurra elimínalas con la espada, o de lo contrario harán que Makiavelo tome el control de la princesa con unas cuerdas para controlarla como a una marioneta.

En ese caso no te acerques a Zelda, ya que podría atacarte en contra de su voluntad, y usa el
Bumerán para cortar las cuerdas y liberar a la princesa del hechizo.



Sabiendo esto, tienes que avanzar hacia el fondo del nivel para llegar al lugar donde está Mallard, y mientras deberás ir eliminando todas las ratas que lance Makiavelo para evitar que tome el control de la princesa.

Cuando veas que Mallard lanza un potente rayo, coloca a Link detrás de Zelda para protegerlo gracias al escudo del Espectro.

Una vez logres acercarte a Mallard tienes que hacer que Zelda le agarre con sus brazos. Entonces ambos echarán a volar enzarzados en una lucha aérea y tú tendrás que lanzar una Flecha con el Arco de Luz a Mallard cuando se encuentre a tiro.



De esa manera pasarás a ver una secuencia en la que Mallard abandonará el cuerpo de la princesa Zelda para pasar a ocupar el de Makiavelo, convirtiéndose así en la
forma final del Maligno Mallard.



Afortunadamente y gracias a eso, la princesa podrá regresar a su cuerpo ¡¡por fin!!


LA FORMA FINAL DEL MALIGNO MALLARD

 
Inicialmente lo único que tienes que hacer es proteger a la princesa Zelda de las bolas de fuego que va a lanzarle el enemigo mientras ella se concentra en acumular su energía sagrada.

Lo mejor que puedes hacer es colocarte frente a ella y golpear las bolas de fuego con la espada para destruirlas teniendo en cuenta que pueden venir por direcciones distintas. Y cuando vengan varias a la vez usa el ataque circular.



Una vez que Zelda logre reunir la energía sagrada que necesita, te pedirá que uses la
Flauta terrenal para tocar una melodía junto a ella. Espera a que pare de tocar su parte y entonces sopla los tubos de la flauta siguiendo la partitura de la pantalla superior de la consola, es decir, soplando los tubos rojo, morado, amarillo, azul y rojo, en ese orden.



Hazlo correctamente y de esa manera completarás la
Melodía de Zelda junto a los otros cinco Trenebundos, cosa que hará brillar un símbolo en la espalda de tu enemigo al que poder dispararle Flechas con el Arco de Luz.



Lo que tienes que hacer ahora es usar a Link para correr alrededor de Mallard con el fin de distraerle (si no te hace caso atácale con la espada para que repare en ti).

Mientras, fíjate en la pantalla superior de la consola para ver el punto de vista de Zelda, y espera a ver un icono de disparo sobre el símbolo de la espalda de Mallard.

Cuando eso ocurra pincha en el icono del arco que hay en la pantalla inferior de la consola para que Zelda lance una
Flecha, y de esta manera podrás dañar a tu enemigo.



Cuando logres impactarle con tres
Flechas, Mallard quede aturdido en el suelo. Aprovecha ese momento para atacarle con la espada de Link en la joya roja que tiene el enemigo en la frente, entre los dos cuernos.



Repite esta técnica varias veces hasta lograr romperle uno de los cuernos, y entonces Mallard se enfadará bastante y empezará a lanzar bolas de fuego como las del principio del enfrentamiento.
Golpéalas con la espada de Link para destruirlas y sigue usando la misma estrategia para dañarle.



De esa manera lograrás romperle el otro cuerno y enfadarle aún más. Luego vuelve a usar la misma técnica de ataque, y cuando el enemigo quede tendido en el suelo golpéale otra vez en la joya de su frente para clavarle la espada, la cual tendrás que mantener ahí frotando lateralmente la pantalla inferior de la consola con el lápiz táctil.



Si logras mantener la espada clavada el tiempo suficiente, conseguirás acabar con el Maligno Mallard definitivamente y pasar a ver el final del juego.

 
  Hoy habia 1 visitantes (7 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=